BLOG

Liderazgo 3D: las 3 dimensiones de un líder ágil

Liderazgo 3D: las 3 dimensiones de un líder ágil

Uno de los aspectos clave a la hora de transformar una organización es revisar el estilo de liderazgo. ¿Tienes líderes dispuestos a cambiar e impulsar el cambio que se necesita? ¿Con capacidad de autoliderazgo, que logren inspirar a las personas y generar resultados? En esta nota te contamos cuáles son las tres dimensiones de un liderazgo ágil y cómo desarrollarlas.

Introducción al liderazgo ágil

 

Seguramente hayas conocido personas en cargos jerárquicos sin las competencias necesarias para liderar, o analistas con fuerte capacidad para conducir resultados aún sin contar con autoridad formal. 

El liderazgo no viene con la posición o el rol que una persona cumple en una determinada organización. Lo que define a un líder es su capacidad de impacto e influencia. 

  • Impacto: Para ser agentes de cambio y transformación.
  • Influencia: Para poder hacer a través de las manos de los otros y potenciar así el impacto del cambio.

 

Un liderazgo ágil implica la capacidad de co-crear un futuro emergente y, a la vez, hacerse cargo de la responsabilidad que esto conlleva. Y, para ello, el liderazgo debe desarrollarse en 3 dimensiones:

  • autoliderazgo
  • liderazgo de personas
  • liderazgo de resultados

 

Abajo te contamos las claves de cada dimensión para desarrollarte cómo líder en estos tres niveles.

Autoliderazgo

 

Si quieres ser un agente de cambio y transformación, lo primero que necesitas hacer es transformarte a ti mismo como líder. ¿Por qué? Porque es imposible liderar a otros si antes no eres capaz de liderarte a ti mismo.

El autoliderazgo implica aumentar el propio nivel de conciencia. Conocerte, registrar por qué haces lo que haces y, por último, ser capaz de modificar aquello que no contribuye a ser el líder que aspiras a ser. 

El autoliderazgo es, por sobre todo, la capacidad de decidir quién quieres ser en cada una de tus acciones.

Liderazgo de personas

 

En esta dimensión entra en juego el ser social, la capacidad de vincularse y conectar con otros. Esto implica reivindicar una dimensión muy subvalorada en el mundo organizacional: la emocional. Inspirar y motivar son habilidades intrínsecamente emocionales, ya que comprometen a otros a la acción desde un lugar que no es el de la razón.

Por lo tanto, las competencias clave para lograr ser facilitadores del cambio a través de otros son en sí mismas emocionales: la coherencia, la confianza, la escucha y la empatía.

Por sobre todo, ser un líder de personas es conocer a tus colaboradores, hacerlos sentir diferente e inspirar sus acciones.

Liderazgo de resultados

 

Liderar los resultados es adoptar una actitud proactiva, adueñarse de las decisiones y hacerse cargo de lo que ocurra a partir de ellas. Y, por sobre todo, lograr que los otros también asuman esta actitud.

El liderazgo de resultados está directamente asociado a la capacidad de generar accountability. No existe agilidad sin responsabilidad por los resultados. Y esta responsabilidad es necesariamente una responsabilidad compartida.

El liderazgo de resultados necesita de un líder ágil que sepa delegar y conducir a su equipo para que lo que siempre prime sea la entrega de valor por sobre el plan. 

Conclusiones

 

Transformación y liderazgo ágil van de la mano. Los líderes son los primeros que deben transformarse y liderar el cambio. Y esta transformación debe ocurrir en tres niveles.

El autoliderazgo es la capacidad de verte a ti mismo y decidir quién quieres ser como líder en cada una de tus acciones. Es la capacidad de potenciar aquellos aspectos de tu personalidad que te ayudarán a ser un líder más efectivo.

El liderazgo de personas, por otro lado, es la capacidad de generar impacto e influencia. Es aquello que te permitirá inspirar a tus colaboradores, y para esto el primer paso es conocerlos y empatizar con ellos.

Por último, el liderazgo de resultados implica generar equipos autónomos, alineados con la visión de la organización y responsables por los resultados.

El liderazgo 3D implica un abordaje holístico del líder que lo entienda a la vez como persona, agente de cambio y gestor de personas, con el fin de que pueda alcanzar los resultados que se necesitan de manera ágil y sostenible.

Autoras: Macarena Bacigalupo y Carolina Sordelli

¿Quieres conocer más sobre nuestro Programa de Liderazgo?
Sin Comentarios

Escribe un comentario